Un buen consejo para disfrutar al máximo de tus vacaciones

Un buen consejo para disfrutar al máximo de tus vacaciones

imagen separador

Lo más importante al organizar un viaje es saber que nunca va a salir tal cual lo planeaste. Pero eso no tiene por qué ser malo, sino que, la gran mayoría de veces, es, incluso, mejor.

 

¿Cuántas veces os habéis agobiado por no tener todo el itinerario de vuestro viaje organizado al dedillo? ¿Cuántas veces habéis entrado en pánico porque no teníais reservado el tour que queríais hacer, algún alojamiento o, incluso, los transfers? Este post va para todas aquellos que habéis contestado un número mayor a 0.

 

Aunque es verdad que soy una persona a la que le gusta improvisar y disfrutar del momento, sí que hay viajes que, por pensar que así los iba a disfrutar más y a aprovechar al máximo el tiempo, los he querido organizar, previamente, por completo, sin éxito. No hay itinerario que se cumpla a rajatabla por más que queramos. Si me equivoco, por favor, decírmelo. Pero yo nunca los he cumplido y eso me generaba estrés. 

 

Por eso, he querido escribir este post, para evitar que cometáis el mismo error. Sí que es cierto que, según donde vayáis, alojamiento o, incluso, alquiler de coche, lo tenéis que reservar de antemano, para no quedaros sin nada o, también, alguna visita, como a La Alhambra o al Machu Picchu, por decir dos ejemplos al azar. Pero no siempre es necesario y os recomiendo que, en esos casos, os dejéis llevar por el momento. Vais a disfrutar muchísimo más de vuestro día, vais a ir más relajados y sin estrés y vais a poder decidir qué hacer según lo que os apetezca en el momento.

 

Me encanta viajar y siempre intento aprovechar al máximo mis días de visita. Pues bien, esta enseñanza la aprendí en un viaje que hice hace unos años a Filipinas con 9 amigas (sí, íbamos un buen grupo y, lo mejor, que os lo estaréis preguntando seguro, es que no hubo ningún mal rollo en todo el viaje). Siendo tantas, decidimos organizar todo por adelantado y hacernos un itinerario bien definido de todos nuestros días. Pues ya, desde el primer día, incumplimos nuestro programa y perdimos vuelos y alojamientos que ya habíamos reservado. En Filipinas, lo mejor es improvisar. Tiene tantas islas y diferencia de meteorología que elegíamos qué hacer cada mañana al despertar: si seguir en la isla en la que estábamos o coger un vuelo para irnos a otra. Así funciona. Y, os digo, que no he visto mejor organización de vuelos. ¡Gracias Cebu Pacific Air por existir! Todos los días había vuelos, a buen precio, y salían a su hora. Además, una cosa que nos sorprendió mucho, ¡hacían concursos en el avión! Yo gané un neceser de la aerolínea :)

 

Dicho ésto, aunque es verdad que no a todos los sitios se puede ir sin reservar, os recomiendo encarecidamente que a todos aquellos a los que podáis ir improvisando a cada momento, lo hagáis. Veréis cómo lo vais a disfrutar más y vais a aprovechar cada minuto de vuestro día, porque vais a hacer lo que de verdad os apetece.

 

Viajar es disfrutar, es olvidarse de las obligaciones, es relajarse, es divertirse, es improvisar. Mantened esa magia que genera cuando vais a un sitio desconocido y queréis conocerlo todo. Dejad el estrés en casa y disfrutad al máximo de cada destino al que vayáis. Esa es mi recomendación del día :)

 

¡Feliz viaje!